La voz de la niñez Niños en el mundo de las Redes Sociales

Entreda Niños en el Mundo de las Redes Sociales

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Consumo de Contenidos Audiovisuales (ENCCA) edición 2022, el 82% de las niñas y niños entre 7 y 11 años declaró usar internet y el 69% mencionó usar alguna red social.

 

La era digital ha transformado radicalmente la manera en que los niños interactúan con el mundo que los rodea. Hoy en día, el uso de las redes sociales se ha vuelto casi imprescindible para muchos de ellos, y a una edad cada vez más temprana, los niños están ansiosos por tener acceso a dispositivos móviles. Es común observar a padres que ofrecen sus teléfonos celulares a sus hijos para mantenerlos tranquilos, evitar problemas o simplemente para entretenerlos. ¿Te suena familiar esta situación?

Las redes sociales, Internet y las diversas plataformas de comunicación han traído consigo innumerables beneficios, especialmente en términos de facilitar la creación de contenido, el intercambio de conocimientos y la defensa de causas significativas. Para los niños, niñas y adolescentes, estas herramientas digitales representan una poderosa forma de expresar su propia voz y conectarse con el mundo que los rodea.

Sin embargo, como padres, tutores o educadores, es crucial que reconozcamos la importancia de proteger la privacidad y seguridad de nuestros hijos en línea. Esto implica un trabajo continuo desde una edad temprana para que comprendan las implicaciones y riesgos asociados con el uso de las redes sociales:

  • Acoso o ciberacoso (cyberbullying): Este comportamiento destructivo incluye el hostigamiento, la humillación, las ofensas y las burlas dirigidas a niños y niñas dentro del mundo digital. Es fundamental enseñarles a reconocer estas conductas y brindarles el apoyo necesario para hacerles frente.
  • Sexting: El sexting implica sacarse fotos o videos con contenido sexual o erótico para enviarlos a otras personas a través de dispositivos electrónicos. Es esencial educar a los jóvenes sobre los riesgos asociados con este comportamiento, incluida la posibilidad de que las imágenes se compartan sin su consentimiento.
  • Grooming: Esta práctica maliciosa involucra a un adulto que se hace pasar por un niño o niña en línea con el objetivo de ganarse la confianza de un menor y obtener información personal, fotos íntimas o incluso involucrarlos en situaciones peligrosas como la trata de menores. Es fundamental que los niños entiendan los peligros y se sientan cómodos al buscar ayuda si se encuentran en una situación de este tipo.
  • Adicción a Internet: El uso excesivo de Internet y las redes sociales puede conducir a la adicción y al aislamiento social. Es importante establecer límites saludables en el tiempo de pantalla y fomentar actividades fuera de línea para garantizar un equilibrio adecuado.

 

Además estos problemas ya mencionados, el abuso de las redes sociales puede tener consecuencias devastadoras para la salud mental. El aislamiento social, la ansiedad y la pérdida de autoestima son signos claros de este uso excesivo, junto con la incapacidad de controlar su tiempo en línea. Los padres deben estar alerta ante estos comportamientos para intervenir a tiempo. Algunas de estas consecuencias son:

  • Mala relación con la comida y la imagen corporal.  La comparación con las imágenes perfectas que otros comparten en internet puede derivar en una situación de frustración con el propio cuerpo, originando trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia.
  • Baja autoestima. La percepción de que los demás tienen vidas mejores y más satisfactorias repercute directamente en la autoestima, creando un complejo de inferioridad. Esto se suma a la exposición constante a comentarios y críticas, fomentando la inseguridad.
  • Ansiedad o depresión. Causados, entre otros aspectos, por la necesidad de recibir aprobación por lo que cuelgan en internet y al miedo de perderse algún acontecimiento.
  • Problemas de sueño. El uso de las redes sociales, especialmente durante la noche, fomenta una sensación de nerviosismo y la necesidad de permanecer conectado. También mantiene un estado de alerta y preocupación por los comentarios o acontecimientos vividos en estas plataformas, lo que dificulta el descanso.
  • Problemas de concentración y aprendizaje. La sobrecarga de información disponible en internet, así como la posibilidad de consultarla en cualquier momento desde un dispositivo móvil u ordenador, facilita las distracciones y la falta de concentración en otras tareas. Esto también puede derivar en desmotivación ante los estudios, puesto que las redes se ven como una actividad más atractiva a la que destinar el tiempo.

Sumado a toda esta problemática existe el robo de cuentas de las Redes Sociales de los padres que prestan sus dispositivos móviles para instalar apps de juegos; muchos padres y niños no saben el riesgo que conlleva instalar estas aplicaciones.

 

Si quieres saber más de este tema te recomendamos la siguiente publicación.

¿Cómo ayudar a nuestros hij@s?

 

Las acciones de Prevención son esenciales. Internet y sus redes sociales son ventanas maravillosas al mundo, pero tenemos que tomar ciertas precauciones, como las tomamos también en la vida real, porque los peligros existen y están ahí. Y de acuerdo con la página oficial del gobierno mexicanos estas son algunas de ellas:

  • Sólo aceptar invitaciones de amistad en redes sociales de personas que se conozcan previamente. “No aceptes solicitudes de cualquiera. No cualquiera es tu amigo”.
  • Privacidad: no publiques lo que no gritarías o enseñarías por la ventana. No publiques nombres, datos personales, escuela, grupo, direcciones o imágenes. En especial, no repliques en redes todos los datos anteriores cuando niñas, niños o adolescentes sean víctimas o agentes de violencia: no les revictimices.
  • Contraseñas: preocúpate de hacer contraseñas creativas, que combinen mayúsculas y minúsculas, y cámbialas habitualmente.
  • Datos personales: si no se los darías a un desconocido por la calle, en la Res tampoco. Cuidado con los que facilitas al, por ejemplo, descargar una app.
  • Respeto: es la cara y cruz del anonimato en la Red. No lances a los cuatro vientos lo primero que se te viene a la cabeza sin reflexionar antes.
  • No contestar números telefónicos desconocidos y menos de llamadas grabadas que pidan apretar teclas.
  • No abrir ligas ni compartirlas cuando el destino es desconocido.
  • La huella digital: ¿nos gustaría que lo que va a publicar nuestro hijo pueda leerlo dentro de 10 años alguien que lo entrevista para un trabajo?
  • Acompañarlos en la Red: saber a quiénes sigues y admiran nuestros hijos en Internet. Si conocemos a sus amigos en la vida real, no hay motivo para que aquí no sea igual.
  • Cuidado con el ciberacoso: en un contexto escolar real, el abusador ve la reacción de la víctima y de los testigos, pero en Internet no, y eso puede hacer que mida aún menos sus propias fuerzas, porque el límite es más difícil de establecer.
  • Establecer reglas claras de uso de redes sociales con tus hijos, por el que se comprometan a controlar el tiempo de uso, a comunicarle a los padres si se meten en problemas… Pero para ello, lo primero de todo, antes de abrir el perfil del menor en redes sociales, es generar un clima de confianza entre padres (e incluso profesores) e hijos para que si es necesario acudan a ellos aunque les pueda dar vergüenza.

 

En conclusión, el uso de redes sociales por parte de los niños y adolescentes presenta tanto beneficios como desafíos significativos para su desarrollo y bienestar. Por un lado, las redes sociales pueden ofrecer oportunidades para la conectividad, el aprendizaje y la expresión creativa. Sin embargo, también conllevan riesgos como el ciberacoso, la pérdida de privacidad y el impacto negativo en la salud mental. Es crucial que los padres y tutores eduquen a los jóvenes sobre el uso responsable de las redes sociales, supervisen su actividad en línea y fomenten un equilibrio saludable entre la vida virtual y la vida real.

 

Fuentes:

  • Top of Form

https://www.proeducacion.org.mx/los-ninos-en-un-mundo-de-redes-sociales/

El uso de las redes sociales entre los menores de edad pasó de 39% en 2017 a 69% en 2022, revela informe del IFT. (Comunicado 39/2023) 25 de abril | Instituto Federal de Telecomunicaciones – IFT

Redes sociales, niños y adolescentes: en busca del equilibrio (hablandoencorto.com)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *