La voz de la niñez. Maltrato infantil: Un problema mundial.

 

 

Sabías qué… De acuerdo con UNICEF: En el 2015, al menos 6 de cada 10 niñas, niños y adolescentes de 1 a 14 años experimentaron algún método violento de disciplina, y 1 de cada 2 niños, niñas y adolescentes sufrieron agresiones psicológicas

¿Qué es?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud el maltrato infantil, se define como: “Cualquier forma de abuso o desatención que afecte a un menor de 18 años. Abarca todo tipo de maltrato físico o afectivo, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otra índole que vaya o pueda ir en perjuicio de la salud, el desarrollo o la dignidad del menor o poner en peligro su supervivencia en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder”.

Conocer los peligros del maltrato infantil y saber cómo actuar cuando sospecha que existe maltrato es clave para mantener a los niños seguros.

Tipos de Maltrato Infantil

  1. Abuso físico: Se refiere a cualquier acción que cause daño físico o lesiones a un niño, como:
    • Golpes
    • Quemaduras
    • Sacudidas
    • Cualquier forma de agresión física.
  1. Abuso emocional: Implica cualquier comportamiento verbal o no verbal que afecte negativamente la salud mental y emocional del niño, como el rechazo, la intimidación, el menosprecio constante, o la exposición a conflictos familiares severos.
  2. Abuso sexual: Incluye cualquier actividad sexual con un niño, ya sea por parte de un adulto o de otro niño mayor, incluyendo el contacto físico, el exhibicionismo, la explotación sexual, o la pornografía infantil.
  3. Negligencia física: Se refiere a la falta de proporcionar las necesidades básicas de un niño, como:
    • Comida, domicilio o ropa
    • Cuidados médicos
    • Supervisión
    • Educación/Enseñanza
  1. Negligencia emocional o psicológica: Ocurre cuando los cuidadores no satisfacen las necesidades emocionales de un niño, como no brindar:
    • Amor
    • Atención
    • Afecto
    • Estímulo emocional
    • Seguridad emocional
  1. Exposición a la violencia doméstica: Cuando un niño es testigo o está expuesto a la violencia entre los miembros de su hogar, puede experimentar un trauma psicológico significativo.

 

 

Consecuencias del Maltrato Infantil

El maltrato infantil puede tener una variedad de consecuencias devastadoras para el desarrollo físico, emocional y social de los niños. Algunas de estas consecuencias incluyen:

 

  1. Problemas de salud física: El maltrato infantil puede resultar en lesiones físicas graves, discapacidades permanentes e incluso la muerte. Además, los niños que sufren maltrato pueden experimentar problemas de salud a largo plazo, como trastornos alimentarios, trastornos del sueño, dolor crónico y enfermedades mentales.
  2. Impacto emocional y psicológico: Los niños maltratados pueden desarrollar problemas emocionales y mentales, como depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático, baja autoestima, dificultades para regular las emociones y tendencias suicidas.
  3. Dificultades en las relaciones interpersonales: El maltrato infantil puede interferir en la capacidad de un niño para establecer y mantener relaciones saludables en el futuro. Pueden tener dificultades para confiar en los demás, establecer límites adecuados y comunicarse de manera efectiva.
  4. Problemas de comportamiento: Los niños que sufren maltrato a menudo muestran comportamientos disruptivos, agresivos o autodestructivos. Pueden tener dificultades para controlar sus impulsos, seguir reglas y adaptarse a nuevas situaciones.
  5. Bajo rendimiento académico: El maltrato infantil puede interferir en el rendimiento académico de un niño debido a dificultades de concentración, problemas de atención, ausencias escolares y falta de motivación.
  6. Ciclo de violencia: Los niños que son maltratados tienen mayor riesgo de convertirse en perpetradores de violencia en el futuro, perpetuando así el ciclo de abuso generacional.

 

¿Qué hacer si conozco de algún caso de Maltrato Infantil?

Como adultos, es crucial aprender a identificar y abordar casos de maltrato infantil de manera adecuada. Aquí hay cuatro pasos clave que pueden ayudar a gestionar una situación de abuso de manera efectiva.

Primero, es fundamental realizar un diagnóstico del niño o niña afectado. Observa su comportamiento en diferentes situaciones y con distintas personas para obtener una comprensión inicial de la situación.

Segundo, evita re victimizar al niño o niña. La situación ya es lo suficientemente difícil; es crucial no hacer que se sienta culpable de lo ocurrido y proporcionarle un entorno seguro y de apoyo.

Tercero, bríndale atención y cuidado especial. Su estado emocional puede estar muy sensible, por lo que necesitará un apoyo incondicional. Tratar de crear momentos positivos puede ayudar al niño o niña a desarrollar confianza y aceptar la ayuda ofrecida.

Cuarto, toma medidas para informar y actuar sobre el maltrato. Esto puede implicar contactar a las autoridades competentes o buscar ayuda profesional para el niño o niña y su familia. Es importante seguir los procedimientos adecuados y colaborar con las personas adecuadas para garantizar la seguridad y el bienestar del menor.

Al seguir estos pasos, podemos desempeñar un papel crucial en la protección y el apoyo de los niños y niñas que enfrentan situaciones de maltrato, ayudándoles a superar las dificultades y construir un futuro más seguro y saludable.

Si tienes conocimiento de un caso de maltrato infantil, es crucial actuar de inmediato para proteger al niño y buscar ayuda adecuada. Aquí hay algunos pasos que puedes seguir:

  1. Reportar el maltrato: Contacta a las autoridades pertinentes para informar sobre el maltrato. Esto puede incluir llamar al número de emergencia local, como la policía o los servicios de protección infantil. Proporciona toda la información relevante que tengas sobre el caso, incluyendo cualquier evidencia si la tienes.
  2. Brindar apoyo al niño: Si es seguro hacerlo, asegúrate de que el niño se encuentre en un entorno seguro. Escúchalo con empatía y tranquilidad, asegurándole que no es su culpa y que está bien hablar sobre lo que está sucediendo.
  3. Ofrecer recursos de apoyo: Proporciona al niño información sobre recursos de apoyo, como líneas de ayuda telefónica para niños, servicios de asesoramiento o grupos de apoyo para víctimas de maltrato infantil.
  4. Mantener la confidencialidad: Es importante mantener la confidencialidad en la medida de lo posible para proteger la privacidad del niño y de la familia. Solo comparte información con personas o agencias que estén directamente involucradas en el caso y que necesiten conocerla para garantizar la seguridad del niño.

Conclusión

Para poner fin a la violencia infantil en México, es imprescindible transformar las estructuras que perpetúan la crianza patriarcal, la cual se basa en el control y la dominación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes mediante el miedo y el dolor. Como sociedad, debemos construir relaciones respetuosas que afirmen la dignidad y la vida de cada individuo, rompiendo así con los patrones de violencia arraigados en nuestra cultura.

 

Fuentes:

https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/child-maltreatment#:~:text=El%20maltrato%20infantil%2C%20que%20se,desarrollo%20o%20la%20dignidad%20del

https://www.unicef.org/mexico/protecci%C3%B3n-la-ni%C3%B1ez-y-adolescencia

https://www.educo.org/blog/Tipos-de-maltrato-infantil-y-consecuencias

https://www.il3.ub.edu/blog/el-maltrato-abuso-sexual-infantil-intrafamiliar/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *